+1 (315) 557-6175 info@spanishessays.org

See what were are capable of Through our sample Spanish Papers

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Las mujeres en la sociedad actual tienen que darse cuenta del diferente significado de ser mujer que es distinto a la percepción de muchos, conforme pasa el tiempo ha habido intentos de asegurar de que las mujeres no sean subyugadas por los hombres y que sufran un maltrato disimulado por los hombres. Aunque grandes logros sobre el maltrato a las mujeres se han logrado en todo el mundo que han mitigado un poco el sufrimiento de las mujeres, hay algunas regiones del mundo donde todavía se tienen que hacer estos cambios.

El nivel de sufrimiento entre las mujeres de los países desarrollados no es el mismo de el de los países en desarrollo, estos últimos sufren de condiciones ofrecen condiciones que son mucho más difíciles de sobrepasar que en países con economías establecidas. Este ensayo analiza el sufrimiento de las mujeres en la región del caribe, cuya economía aun esta en desarrollo. Al terminar este ensayo, abra un número de problemas que apoyen el hecho de que las mujeres en el Caribe están experimentando una gran gama de problemas que tienen que sobrepasar en la vida diaria. Estos problemas forman la parte central de este ensayo enfocándose en los aspectos que se ven más comprometidos como el económico y el social.

El Caribe ha pasado a través de grandes y profundas transformaciones en las generaciones pasadas incluyendo la posición de las mujeres en la sociedad. Los logros más importantes obtenidos por las mujeres en las últimas décadas se ven ejemplificados por el gran esfuerzo que están han tenido para librarse del sufrimiento basado en género (Barriteau, 2004).

Las mujeres han continuamente encontrado caminos de sobrepasar estos retos e introducirlos en la política Caribeña. Sin embargo, es importante hacer notar que las mujeres en esta región todavía tienen una serie de retos que buscan convertir en políticas. El incremento en la  pobreza y en el aumento poblacional que ocurre en estos tiempos donde escasean los recursos ya la reducción de las tasas de empleo ha incrementado la presión sobre las mujeres siendo ya un grupo vulnerable.

El Caribe se encuentra en una región tropical que es activamente Agrícola, estudios han documentado los múltiples roles de las mujeres como la mujer rural, amas de casa rurales y trabajadoras de granja como roles típicos en el Caribe.  Las mujeres de esta región trabajan largas horas en las granjas más horas que los propios hombres, a pesar de las claras diferencias físicas entre ambos sexos y la fuerza natural del hombre para estos trabajos. Un factor que empeora la situación de trabajar largas horas en las granjas es la inadecuad infraestructura de mecanización en las granjas, haciendo que sea necesario que las mujeres trabajen como una mano de obra barata o incluso gratis y no teniendo como suplir esta mano de obra es necesario que las mujeres participen en esta labor. Esta inadecuada infraestructura hace que las mujeres tengan que lograr trabajos de granja de manera positiva en condiciones negativas, haciendo que su trabajo no solo sea necesario sino que es más difícil a que si realizaran este trabajo en una granja modernizada y tecnificada. La modernización de estas económicas y por lo tanto de las partes productivas en las que trabajan las mujeres sería beneficiosa para su situación de trabajo además de mejorar la productividad de las granjas (Inter-American Institute for Cooperation on Agriculture, Inter-American Development Bank, 1996).

En el Caribe la educación es altamente apreciada como la clave para obtener un mejoramiento social, mejorar el empleo, promover la productividad, desarrollo  nacional y crecimiento económico y así mejorar los estándares de vida en la población. Por lo tanto la mayoría de los gobiernos de la región han colocado una gran cantidad de recursos en asegurarse que los sistemas educativos no sean solo accesibles económicamente sino también efectivos en resolver los problemas de la región (Ellis, 2003)..

 En los países del Caribe, hay igualdad de oportunidades en el acceso a la educación sin importar si se sea hombre o mujer. Esto aplica para instituciones de educación básica y avanzada. A pesar de esta igualdad como un hecho en las instituciones educativas, los niveles de mujeres que se inscriben en estas instituciones es todavía bajo, pudiendo ser este por factores meramente culturales.

Hay una gran diferencia entra las mujeres y los hombres que llegan a niveles más altos de educación, el gran número de deserciones escolares por parte de las mujeres en el Caribe es un tema que preocupa como un factor para aliviar la desigualdad y problemas que enfrentan las mujeres Caribeñas. Siendo que la educación es un requisito para el empleo, un gran número de mujeres están constantemente desempleadas debido a tener bajas credenciales académicas. Esto nos lleva a que las mujeres son víctimas de altas tasas de desempleo a pesar de que muchos de los gobiernos de la región ofrecen educación gratuita para todos. Aunque hay ciertas preocupaciones por la actitud de los empleadores hacia contratar mujeres jóvenes contratando más a los hombres jóvenes, es notorio el bajo número de mujeres calificadas para estos empleos, por lo que se cree que el factor primordial podría ser cultural por parte de la identidad que tienen las mujeres de la región considerándose ellas mismas como una parte de la sociedad ajena a la de los hombres, como una especia de sociedad secundaria, llevándolas a no sentirte identificadas con los estudios, con el empleo y otros elementos que ellas mismas identifican como relativos a los hombres.

Hay una persistente percepción y creencia muy arraigada de que las mujeres provenientes del Caribe tienen una gran fortaleza y poder suficiente como para hacerse caso de ellas mismas y de sus familias. Esta percepción está formada a través de la historia de la región en la que las mujeres fueron apreciadas por haber sobrevivido el colonialismo, la esclavitud y los cambios post independentistas. Su contribución a la región y a los desarrollos nacionales de esta región les valió esta reputación de mujer robusta con una extraordinaria habilidad de abatir los retos que se les presenten. Aunque estas percepciones son reales para algunas mujeres, ciertamente no reflejan la vida actual de la mayoría de las mujeres de la Región del Caribe.

Factores como la raza, edad, clase, estatus marital y niveles de educación son críticos en determinar las condiciones y posición de los grupos sociales e individuos. La percepción de que las sociedades del Caribe son predominantemente focalizadas en las mujeres se va hacia una realidad que es patriarcal y dominada por el hombre. Como resultado, la mujer en el Caribe se ve sujeta a la discriminación en una sociedad altamente machista. La peor forma de sufrimiento es en el que la realidad se ve enmascarada por un aparente glamour cuando por dentro está rota. La visión externa y reputación de la mujer del Caribe no es nada más que una careta que consume internamente a las mujeres que sufren el machismo. Esto es evidente en la alta proporción en que las mujeres tienen puestos en las oficinas de gobierno o en organismo de toma de decisiones en órganos nacionales y multinacionales. El rol de las mujeres y su contribución en las sociedad locales no puede ser tomada como un remplazo para la realidad de sociedades tradicionalista basada en estereotipos que subyugan a las mujeres. El peor lado de este tema es el estatus de estas creencias que llevan más de tres generaciones arraigando estos roles y estas creencias, teniendo una realidad y una percepción que son altamente distintas.

En el tema del SIDA/VIH, el Caribe se agrupa junto con Latinoamérica dentro de los estudios, debido a su cercanía geográfica. Sin embargo, las diferencias entre estas regiones varían ampliamente. El Caribe es una de las regiones más azotadas por esta enfermedad en todo el mundo. Como un ejemplo el virus afecta a un estimado de 17,000 personas en el Caribe con un número cercano a las 12,000 muertes por VIH. Después de algunas regiones de África el Caribe tiene la más alta tasa de enfermos de VIH en todo el mundo. Y la ruta de transmisión de la enfermedad es la transmisión es el sexo heterosexual sin protección, por lo cual las mujeres de esta región son altamente vulnerables al contagio de VIH. Otra estadística que ejemplifica el avance de esta enfermedad en la región, es el hecho de que las mujeres forman más del 50% de las personas viviendo con este virus (Nath, 2001). Lamentablemente el VIH es una epidemia dentro del grupo social de las mujeres, esta enfermedad tienen un impacto único en las mujeres, ya que además de luchar contra una sociedad que las discrimina y su poca interacción en la vida económica o laboral tienen que vivir con el temor de contraer este virus. En general, las mujeres tiendan más a contagiarse de sida, teorías dicen que la mujer tiene  el doble de riego de contraer la infección a través de sexo sin protección que los hombres. En la gran mayoría de las regiones del Caribe, las mujeres difícilmente pueden pedir el uso del condón y además de esto, es común que jefes o compañeros de trabajo las obliguen a tener sexo forzado. Esto explica porque las mujeres en esta región están más expuestas a la infección que sus contrapartes masculinas. Además de los problemas por esta infección, este hábito mantiene a la mujer con una baja dignidad y se les trata como meros objetos sexuales.

Adicionalmente, muchas mujeres en el Caribe son víctimas de la infección del VIH no por transmisión, sino que fue heredado, la transmisión madre a hijo es muy alta en el Caribe, se ha extendido mucho, es muy común encontrar un amplio número de huérfanos por VIH, y de niños infectados de VIH que les fue heredado por sus madres. Las mujeres son forzadas a trabajar más allá de sus límites para acumular suficientes recursos para poder comprar comida y drogas para poder sobrellevar el VIH. Esfuerzos insuficientes de organizaciones civiles y otros organismos están buscando aliviar este sufrimiento por parte de las mujeres.

Además de la enfermedad del VIH, hay otros aspectos de la salud que contribuye a la precaria situación de la mujer típica del Caribe. Hay ocurrencia de malaria y otro tipo de enfermedades tropicales. Las mujeres embarazadas están en riesgo de morir si son infectadas de malaria. Las instituciones de salud no toman buen cuidado de ellas, en las mayoría de los casos falta de agua y salubridad afecta a las mujeres más que a otros grupos sociales. Hay grandes regiones con suministros inadecuados de agua lo cual también lleva a una mala salubridad que las mujeres necesitan para sus familias y para ellas mismas.

Como ya fue mencionado antes, la mayoría de las mujeres en la región están activamente involucradas en actividades agrícolas. Muchas de ellas no lo hacen como un trabajo pagado, sino para su propia subsistencia. Más aun, están involucradas en actividades características de pequeñas granjas. Los excedentes de estos productos agrícolas se tratan de vender para obtener ingresos, lo cual nos lleva al hecho de que si se hiciera un esfuerzo en mejorar la posición de las pequeñas granjas, entre las cuales están las pequeñas granjas de las mujeres agrícolas se estaría en una posición real de mejorar sus vidas de manera directa (Ellis, 2003).

Sin embargo, contrario a las expectativas de mucho, el marco institucional y las políticas agrícolas no toman en consideración las numerosas mujeres granjeras que forman gran parte de los productores de comida. No hay duda de que el gobierno ha negado negligentemente el rol de las mujeres dentro del ciclo agrícola de las pequeñas granjas. En vez de desarrollar políticas que reconozcan el rol jugado por las mujeres en la agricultura, una gran diversidad de programas aplicados al sector agrícola que podrían beneficiar a las mujeres se mantiene fuera del grupo de los proyectos de desarrollo. Estas inadecuadas políticas continúan poniendo a las mujeres en una situación injusta de manera innecesaria. En vez de ofrecer una mano amiga, las políticas continúan negándole a las mujeres el confort y posición que se merecen (Inter-American Institute for Cooperation on Agriculture, Inter-American Development Bank, 1996).

En los marcos políticos, las mujeres no tienen una representación todavía. Las políticas en la región tienden a favorecer a los hombres a expensas de sus contrapartes femeninas. Aunque hay muchos movimientos feministas buscando el empoderamiento de las mujeres que buscan que las mujeres encuentren liderazgo e independencia, el peor enemigo que necesitar ser eliminado está en la mente de las personas de la región, ya que muchos de ellos creen que los puestos políticos o de poder deberían estar reservados para los políticos hombres. Esta cultura discriminatoria en la sociedad niega que los esfuerzos por lograr igualdad de género renazca o florezca en el Siglo 21. Hasta que los votantes crean que las mujeres son lo suficientemente capaces de gobernar como los hombres o mejor que ellos, las políticas serán también reducidas a meras declaración en papel que no serán aplicadas en una real implementación.

A pesar de los grandes logros hechos por las mujeres en casi todos los aspectos de la vida, todavía hay problemas que enfrentan las mujeres en estos países. La alta presencia de agencias internacionales en esta región no han podido eliminar los problemas completamente, y se sigue luchando para que las mujeres logren involucrarse completamente en la vida económica, política y social con una igualdad que las permita mejorar su posición. A pesar de que estos problemas no son considerados peores de cómo fueron en las décadas pasadas, es indudable que los problemas se han mantenido y si se han atenuado muy poco.

 

Una de las luchas de las mujeres es la percepción de los roles de las mujeres en la sociedad, ya que estos tanto para las mujeres como para los hombres mantienen una sociedad injusta y muy tradicional manteniendo más estos roles, los Caribeños tienen creencias en contra de las mujeres sin importar su género, el primer paso en el cambio de mentalidad es que las propias mujeres cambien su propio percepción de su género y esto todavía no se ha dado en su totalidad en el Caribe. Sin embargo en los últimos años se ha revelado una nueva mentalidad que ha creado una sensación de esperanza para aliviar sus sufrimientos. Y ya que los cambios de creencias no se cambian de un día para otro, ahora existe una percepción de esperanza de que eventualmente se creara una región Caribeña donde los problemas que se enfrentaran serán por problemas reales y no que los problemas existan por el solo hecho de ser mujer.

 Bibliografía.

Barriteau, E. (2004). Examining the Issues of Men, Marginalization and Masculinity in the

Caribbean: Policy Implications. Working paper no.4. Barbados: Center for Gender and Development Studies..

Ellis, P. (2003).Women, Gender and Development In The Caribbean: Reflections And

Projections. London: Zed Books.

Inter-American Institute for Cooperation on Agriculture, Inter-American Development Bank,

(1996). Women Small Farmers in the Caribbean. San Jose: IICA

Nath, M. B. (2001). 'From tragedy towards hope: men, women and the AIDS epidemic'.

Commonwealth Secretariat.

 

Need help with writing? Get started today!

SpanishEssays.org is one of the most trusted brand in Spanish Academic Writing industry, trusted by thousands of customers around the world